Cuarto domingo de Adviento

SE ENCIENDEN LAS TRES PRIMERAS VELAS 

Hoy nació para Ustedes en la ciudad de David un Salvador que es Cristo, El Señor.

Jesús vino a ser luz del mundo.

Enseñar, curar, salvar, darnos su ejemplo y nos dejó a cada uno de nosotros, encargados de continuar la labor que El inició.

AMBIENTACION:

Al tener ya próximo a nosotros la celebración de la Navidad, sentimos agradecimiento y alegría. Queremos estar muy atentos porque el ruido de las fiestas puede dificultarnos reconocer a Jesús, y creer que solo está en la figurita del Niño Jesús que tenemos en el Nacimiento. 

SE ENCIENDE LA CUARTA VELA (BLANCA)

ORACIÓN INICIAL:

Jesús, hermano nuestro, que vas a nacer entre nosotros esta Navidad, ayúdanos a prepararnos para recibirte. Que encuentres lugar en nuestros corazones y en el de todos. Que nuestra familia y todas las familias te hagan lugar en el pesebre hogareño. Que sepamos encontrarte en cada persona, sobretodo, en aquellas que necesitan más de nuestro amor. Amén. 

LECTURA: MARCOS: 13, 33-37

Estén preparados y vigilando, ya que no saben cuando será el día. Es como un hombre que parte al extranjero, deja su casa al cuidado de sus sirvientes, y le da a cada uno, un trabajo. Y al portero le manda a estar despierto. Lo mismo ustedes: estén despiertos, ya que no saben cuando regresará el dueño de casa. Puede ser al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o de madrugada. No sea que llegue de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a Ustedes se lo digo a todos: estén despiertos.

PARA COMENTAR EN FAMILIA:

– Todos estamos esperando el día de Navidad.

– En este día recibiremos regalos y eso nos da mucha ilusión.

– Dios quiere que estemos igualmente ilusionados por la venida de Jesús, pues ÉL es el gran regalo para nosotros.

– Si queremos recibirlo, el Espíritu Santo tiene regalos muy especiales para nosotros: paciencia, paz, alegría, comprensión, perdón.

Estos regalos nos ayudan a ser felices y nos permiten ayudar a que otros puedan ser felices también.

Cada miembro de la familia piense en el regalo que quiere dar a su familia el día de Navidad (alegría, paz, comprensión…)

PETICIONES:

1. En esta última semana de Adviento, queremos pedir por todos los que en una forma especial nos han enseñado a conocer a Jesús.

BENDÍCELOS SEÑOR

2. Por aquellos que al bautizarnos nos hicieron partícipes de la vida divina.

BENDÍCELOS SEÑOR

3. Por nuestros abuelos, tíos, padrinos y amigos, quienes con su cariño y dedicación han sido un ejemplo de lo que significa la palabra AMOR.

BENDÍCELOS SEÑOR

4. Por nuestros hermanos y amigos, para que juntos seamos tus testigos en el mundo de hoy.

BENDÍCELOS SEÑOR

      5. Para que los laicos venezolanos conozcamos más acerca de la vida y obra de             nuestros Beatos y laicos virtuosos.

BENDÍCELOS SEÑOR

ORACIÓN FINAL:

Jesús, tu has bajado hasta nosotros y has querido compartir todo lo nuestro. Tú nos enseñas a vivir la vida quitando de ella tristezas y oscuridades poniendo en cambio alegría y luz.

¡QUE TE RECONOZCAMOS PRESENTE Y VIVO ENTRE NOSOTROS!